domingo, 10 de enero de 2010

Las cinco piedrecitas.


Necesitamos para jugar a este juego cinco piedrecitas, preferiblemente que hayan adquirido formas redondeadas por la erosión del agua, viento, etc. Los jugadores más especialistas poseen su propio juego para dominar mejor la situación. El juego tiene una serie de pasos que pueden alargarse más o menos según establezcan los participantes. Primero se lanzan las cinco piedras hacia arriba de manera que puedan recogerse el máximo posible de ellas girando la posición de la mano colocando la palma de la mano hacia abajo (el jugador debe conseguir cogerlas todas en tres tiradas para seguir jugando). Ahora el jugador lanzará las cinco piedras sobre el suelo y lanzará una de ellas mientras va cogiendo las otras de una en una, al terminar repetirá cogiéndolas de dos en dos, una y tres, y cuatro. Hasta aquí podrá lanzarse la piedra todas las veces que se quiera para ir agrupando las piezas según la necesidad, si se equivoca o se le cae la piedra lanzada pierde el turno. Después de esto el juego cambia en la característica de que sólo pueda lanzar una vez para coger el número de piedras que le toque aunque estas estén muy separadas. Gana el jugador que primero complete todas las series.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada